La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

¿QUÉ ES LA MIGRAÑA? 

 

La migraña es un tipo concreto de cefalea o dolor de cabeza .  Su prevalencia dentro de la población es muy alta, y es más frecuente en el sexo femenino. Los síntomas típicos son una cefalea hemicraneal (que afecta a un lado de la cabeza), de caracter pulsátil, que empeora con el esfuerzo físico y que puede acompañarse de intolerancia a la luz (fotofobia), a los ruidos (sonofobia), náuseas y vómitos. 

Distinguimos dos grandes categorías dentro de la migraña:

  • Migraña con aura: típicamente el dolor de cabeza se precede unos minutos antes (menos de 60) de otros síntomas neurológicos : puntos luminosos en el campo visual o visión borrosa, hormigueo en la cara y lengua o en una o las dos extremidades de un lado del cuerpo, dificultad para la expresión verbal, etc. El aura habitualmente cede en 15-40 minutos.
  • Migraña sin aura: no hay síntomas neurológicos acompañantes

 

¿CUÁL ES EL MECANISMO DE LA MIGRAÑA?

 

Los estudios más recientes apuntan a que se produce una crisis de migraña por la  activación del sistema trigémino-vascular. Por motivos aún desconocidos el nervio trigémino es estimulado. Dos son los mecanismos más estudiados que se consideran responsables de esta activación:

RESONANCIA MAGNÉTICA FUNCIONAL. Áreas activadas durante una crisis de migrañaRESONANCIA MAGNÉTICA FUNCIONAL. Áreas activadas durante una crisis de migraña

  • Depresión propagada cortical (cortical spreading depression): en la corteza cerebral  de la región posterior del cerebro (lóbulo occipital) se origina un fenómeno eléctrico que, como una onda, se propaga en cuestión de minutos (vel.:2-6 mm/minuto) en dirección postero-anterior al resto de la corteza cerebral. Este fenómeno se ha relacionado con el aura de la migraña. Se ha comprobado que inicialmente produce un aumento de aporte de sangre, y posteriormente una disminución y una supresión transitoria de la función de las neuronas .

            Esta actividad eléctrica cortical, además de ser responsable del aura migrañosa,  parece ser la responsable de que se liberen moléculas proinflamatorias y vasodilatadoras que irritan las terminales nerviosas de las arterias meníngeas provocando el dolor.

  • Generador del tronco cerebral: ciertos grupos o núcleos de neuronas localizados en el tronco cerebral (núcleo dorsal del rafe, locus coeruleus)podrían ser los desencadenantes de la crisis migrañosa y generar a través del nervio trigémino la inflamación y vasodilatación de las arterias meníngeas.

Las numerosísimas fibras nerviosas sensitivas que rodean las arterias meníngeas (en las membranas que recubren el cerebro), son excitadas por la tracción que sufren al dilatarse las arterias y por las moléculas inflamatorias liberadas.  El impulso nervioso es transmitido de nuevo a través del nervio trigémino hasta las estructuras cerebrales implicadas en la percepción del dolor. 

 

¿QUÉ FACTORES ACTÚAN COMO DESENCADENANTES DE LA MIGRAÑA?

 

La migraña tiene un fuerte componente genético y se han descrito diversos genes de susceptibilidad. La herencia en la migraña debe ser considerada un factor que aumenta el riesgo de padecerla cuando se dan los factores desencadenantes, algunos aún por descubrir.

En la mayoría de pacientes no existe un desencadenante conocido. En otros pacientes, si no en todas, en algunas crisis se puede identificarse el factor precipitante de las mismas.

Algunos factores identificados:

  • período perimenstrual, ovulación
  • stress, fatiga
  • cambio en el patrón de sueño
  • ayuno prolongado
  • ciertos alimentos
  • alcohol
  • exposición al sol
  • ejercicio
  • tratamientos hormonales

 

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DE LA MIGRAÑA?

 

La primera medida a tomar es evitar, dentro de lo posible, los factores desencadenantes, si son conocidos.

Dentro del tratamiento farmacológico distinguimos dos tipos de tratamiento:

  • Tratamiento de la crisis de migraña: se administran analgésicos o antimigrañosos de nueva generación
  • Tratamiento preventivo: dirigido a reducir la frecuencia y la intensidad de las crisis

Existen numerosos fármacos que se pueden utilizar para este fin, y será el neurólogo el que prescribirá el tratamiento más adecuado a las características de cada paciente. 

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?