La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

ATEROSCLEROSIS

 

Consiste en la formación de placas en la capa más interna de las arterias, formadas por colesterol, calcio, sustancias de desecho celular y fibrina.

Estas placas alteran la circulación por dos motivos

  • Al cambiar las características de la capa interna de las arterias (endotelio) la sangre tiene tendencia a formar coágulos en su superficie. Este coágulo puede obstruir la arteria en el propio lugar donde se ha formado la placa, o bien, puede desprenderse y obstruir una arteria más pequeña más lejana; en ambos casos provocará un ictus.
  • Al cambiar la estructura interna del conducto de la arteria, la sangre ya no fluye con la misma facilidad por su interior, se forman turbulencias, y éstas favorecen que, por un lado, aún se lesione más el endotelio, y, por otro,  que la sangre tenga tendencia a coagular.

 

 

Las investigaciones de los últimos años han observado que en la arteriosclerosis también  intervienen mecanismos inflamatorios. Incluso los tratamientos dirigidos a reducir las grasas en sangre (colesterol y triglicéridos), no sólo evitan que progrese la aterosclerosis por la reducción de las grasas, sino también por su poder antiinflamatorio arterial. 

 

 

¿QUÉ PRODUCE LA ATEROSCLEROSIS CEREBRAL?

 

Diferentes factores  favorecen la aterosclerosis (los denominados factores de riesgo vascular):

 

  • Herencia (marcadores genéticos)
  • Edad avanzada
  • Hipertensión aterial
  • Diabetes
  • Elevación del colesterol y/o triglicéridos
  • Tabaco
  • Vida sedentaria
  • Obesidad

 

 

 

 

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?