La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

¿QUÉ ES EL ICTUS?

 

 

Un ictus o accidente cerebrovascular es la lesión de una región del cerebro por la interrupción brusca de la llegada de sangre a la misma (isquemia), de forma transitoria o definitiva, o por la rotura de una arteria y sangrado cerebral (hemorragia).

En el caso de la isquemia (ictus isquémico) , las neuronas, al no tener aporte de sangre, no reciben oxígeno ni nutrientes y dejan de funcionar adecuadamente.

En el caso de la hemorragia (ictus hemorrágico), diferentes compuestos contenidos en la sangre (hierro, trombina) o fabricados por las células en respuesta a la presencia anómala de sangre, resultan lesivos para las neuronas y las dañan.

  Aquellas funciones cerebrales para las que eran responsables el grupo de neuronas dañadas (lenguaje, movimiento de brazo y pierna de un lado, movimientos oculares, etc) dejan de realizarse parcial o completamente.

 

El ictus isquémico puede obedecer a varios mecanismos:

  • Obstrucción de una arteria por la formación de un trombo en la misma localización de la obstrucción (trombosis). Normalmente se produce allí donde hay placas de aterosclerosis en la pared arterial (ver pestaña aterosclerosis)
  • Obstrucción de una arteria cerebral por un coágulo procedente de una arteria lejana,  o bien, procedente del corazón (embolia)

En ocasiones se produce  un tipo peculiar de infarto cerebral caracterizado por su pequeño tamaño y su morfología redondeada que se le conoce como “laguna” o infarto lacunar. Este tipo de infarto cerebral está en la mayor parte de casos relacionado con la HTA, la diabetes o la edad, y afecta a las pequeñas arterias más profundas del cerebro. Se producen por una degeneración de las propias paredes de la arteria hacia su luz llegando en determinadas ocasiones a ocluirla completamente.

 Embolia de origen cardiacoEmbolia de origen cardiaco

 

¿Cuales son los síntomas del ictus? 

Los síntomas de un ictus van a depender de la zona cerebral donde se produzca la lesión:

  • Pérdida brusca de fuerza en mitad de la cara y/o una o las dos extremidades de un lado del cuerpo
  • Pérdida brusca de sensibilidad (hipoestesia) o sensación de hormigueo (parestesias) en la mitad de la cara y/o en una o ambas extremidades de un lado del cuerpo
  • Alteración de la articulación del habla (disartria) o de la expresión o comprensión del lenguaje (afasia)
  • Trastornos visuales (visión doble, pérdida de la mitad del campo visual, pérdida súbita de visión en un ojo)
  • Vértigo y/o inestabilidad bruscas
  • Dolor de cabeza agudo, brusco

 

 

 

 

 

¿A qué causas obedece el ictus?

 

El ictus isquémico puede tener diferentes causas.

Por un lado, están todos aquellos factores que favorecen la aterosclerosis (lo que denominamos factores de riesgo vascular):

  • Herencia (marcadores genéticos)
  • Edad avanzada
  • Hipertensión aterial
  • Diabetes
  • Elevación del colesterol y/o triglicéridos
  • Tabaco
  • Vida sedentaria
  • Obesidad

Existen enfermedades cardiacas que predisponen a la formación de coágulos en el corazón que pueden desprenderse del mismo y ocluir una arteria cerebral:

  • Arritmias cardiacas: fibrilación auricular
  • Enfermedades valvulares
  • Prótesis valvulares

Por último, hay alteraciones en la coagulación, que también favorecen la formación de trombos.

 

                         Hemorragia cerebral Hemorragia cerebral

 El ictus hemorrágico también puede tener diferentes causas

  • Rotura de las pequeñas arterias profundas del cerebro, que, sobre todo, ocurre en la hipertensión arterial crónica
  • Rotura de un aneurisma cerebral
  • Rotura de una malformación arterial
  • Enfermedades cerebrales que predisponen a las hemorragias cerebrales como la angiopatía amiloide
  • Tumores cerebrales sangrantes
  • Traumatismo craneal

 

¿Cómo se puede prevenir el ictus?

 

En primer lugar, manteniendo unos hábitos de vida saludables, es decir, evitando el tabaco y el consumo excesivo de alcohol,  siguiendo una dieta sana,  evitando el sobrepeso y haciendo ejercicio regular.

En segundo lugar se debe seguir un control y tratamiento de las patologías que predisponen al ictus como la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia e hipetrigliceridemia y la diabetes.

En tercer lugar, se debe realizar una ecografía de las grandes arterias cerebrales (ECO-Doppler de Troncos Supraórticos o TSA), que permite saber si se padece aterosclerosis y el grado de la misma.

 

¿Cuál es el tratamiento?

 

Tratamiento de fase aguda

El tratamiento del ictus isquémico en las primeras fases del mismo consiste en

  • Trombolisis intravenosa: Administración endovenosa de sustancias que disuelven el trombo arterial
  • Trombolisis intrarterial: Cateterismo que alcanza las cercanías de la arteria  ocluida e infusión de sustancia que disuelve el coágulo “in situ”

Estos dos tratamientos  no siempre son posibles: depende del tiempo transcurrido desde el ictus y de las características del mismo.

  • Control estricto de la tensión arterial
  • Control de los niveles de azúcar en sangre y de la hidratación

 

El tratamiento del ictus hemorrágico :

  • Control de la tensión arterial
  • Control del azúcar en sangre e hidratación
  • Medidas dirigidas a reducir el edema cerebral (el tejido cerebral que rodea la hemorragia se hincha)
  • Cirugía.  Sólo está indicada en casos muy concretos:
  1. Cuando la hemorragia es grande y la presión intracraneal es excesiva: puede evacuarse la sangre o  únicamente abrir  la cavidad craneal para disminuir la presión
  2. Cuando la causa de la hemorragia ha sido un aneurisma (una dilatación de un segmento de una arteria que se ha roto) o una malformación arterial

 

Tratamiento fase crónica

Consiste en

  • Tratamiento rehabilitador para recuperar las secuelas derivadas del ictus
  • Prevención secundaria
    • Control y tratamiento de los factores de riesgo vascular
    • En el caso de ictus isquémico.: tratamiento con antiagregantes (ácido acetilsalicílido-“Aspirina”-, clopidogrel) o anticoagulantes, para evitar que se produza un nuevo ictus 

 

                

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?